La Guerra del Pacífico: Los Héroes Olvidados, Los que Nunca Volverán 

 

 

 

 

Un hombre solo muere cuando se le olvida

*Biblioteca Virtual       *La Guerra en Fotos          *Museos       *Reliquias            *CONTACTO                              Por Mauricio Pelayo González

Campañas de la Guerra

Campaña Naval
Campañas Terrestres
Unidades Militares
Escuadras
Música Alegórica
Libros de la Guerra del Pacifico

 

Expedición Letelier

Documentos de la Guerra

Causas de la Guerra
Tratados
Partes Oficiales
Documentos
Relatos de Guerra
Condolencias

 

 

Cuando a tu paso tropieces con una lápida, aparta la vista para que no leas: AQUÍ YACE UN VETERANO DEL 79. Murió de hambre por la ingratitud de sus compatriotas.

Juan 2º Meyerholz, Veterano del 79

 

 

     Condecoraciones

 

 

 

 

 

Cuando el General Pedro Lagos se desempeñaba como general interino del Ejercito, despacho una división de las tres armas al departamento de Junín, a las ordenes del teniente coronel Ambrosio Letelier con una compañía de Zapadores, una del Buin, del Curico, 2 piezas de artillería, 100 Granaderos y 100 Carabineros de Yungay. Eran 700 hombres en total.

La misión de esta expedición era terminar con las montoneras que operaban en las vecindades de Lima y ocupaban el departamento de Junín. Letelier recibió instrucciones de ocupar dicho departamento, vivir de las contribuciones de guerra, aniquilar las montoneras, a fin de forzar al Perú a negociar la paz.

Las fuerzas se trasladaron en ferrocarril hasta Chilca. Allí se impuso Letelier que unidades Pierolistas ocupaban Cerro de Pasco, Huanuco y Canta, por lo cual resolvió dirigirse a Cerro de Pasco, a fin de adueñarse del departamento de Junín. El coronel peruano Anduvire al enterarse de las cercanías de las tropas chilenas, se dirigió con sus soldados a Huanuco, siendo perseguido  por una división chilena de 200 hombres, los cuales se adueñaron de dicho pueblo haciendo huir a las fuerzas peruanas rumbo  al pueblo de Higueras.

Letelier marcho hacia el sur contra Cáceres. Amenazado este en Jauja, por la aproximación del enemigo, resolvió retirarse a Huancayo y ocultarse en el convento de Santa Rosa de Ocopa, bajo la protección de monseñor Del Valle. Después de 2 días de descanso, Cáceres volvió a Huancayo.

Durante toda la expedición Letelier abuso de su poder, cobrando contribuciones de guerra excesivas, las cuales eran aprovechadas por él y su comportamiento mas que de un soldado era de un bandolero, abusando y torturando en pueblo que visitaba. Dichas acusaciones llegaron a oídos de Patricio Lynch, quien envió reiteradas ordenes de que regresara a Lima y se hiciera cargo de dichos cargos, llamadas que fueron desestimadas repetidas veces por el oficial chileno.

Al fin emprendió su regreso a Casapalca y los montoneros azuzaron a las indiadas para que hostilizaran su marcha. El comandante Hilario Bousquet debió sostener rudos combates durante su retirada de Huanuco y los días 9,10 y 11 de junio rechazó los asaltos de las montoneras.

El grueso de las tropas expedicionarias salió de Junín el 26 de Junio; el 2 de julio paso la cordillera por Casapalca y llego a Chilca bajo un temporal de agua ,nieve y viento, que azotó a la división durante una semana.

En los primeros días de julio llegaron a Lima las principales fracciones, en muy mal estado y con los uniformes y los equipos desgarrados.

El comandante Letelier había cumplido a satisfacción la misión que  se le encomendara, al arrojar a Cáceres al sur de Huancayo y a los coroneles Anduvire y Pereira hasta el Callejón de Huaylas.

Lo que mereció observaciones fue el aspecto relacionado con las contribuciones y gastos. El almirante Lynch informaba al gobierno que debió insistir en un cargo por afectar a la moral y disciplina del ejercito: fue el relativo a la distribución de dinero a la tropa, no a cuenta de sus haberes, sino como gratificación extraordinaria. El general en jefe ordenó el arresto de los jefes que pudieran ser culpables y dispuso la instrucción del sumario correspondiente.

El 20 de marzo de 1882, se reunió el consejo de guerra y condeno al comandante Letelier, por malversación de intereses fiscales, fallo que fue anulado por el consejo de estado el 23 de mayo de 1883 en Santiago.

 


 

 

 

 

 

 

Los Mutilados

 

 

Monumentos


 

 

 

 

 

 


 

 

Viña Corral Victoria ;  Una Viña Patriota

 

 

 

 

 

© 2000 - 2017 La Guerra del Pacífico ; Los Héroes Olvidados www.laguerradelpacifico.cl

La primera y más completa web de la Contienda del 79

 

 

La pintura en la Guerra del Pacífico